Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar

Historia de San Cayetano

San Cayetano se encuentra situado muy cerca del Cabezo Gordo y entre los pueblos de Avileses, el Mirador, San Javier, Dolores de Pacheco y Balsicas. El pueblo está cruzado por la carretera del Mirador en dirección este-oeste, y por el camino que separa los términos municipales de Torre-Pacheco y San Javier, norte-sur, entre los cuales está dividido.

Historia

La historia del pueblo comienza con la construcción de su iglesia que parece ser que fue en el siglo XVII, cuando llegaron hasta aquí algunos frailes que venían de Italia, llamados Teatinos, congregación fundada por el hombre que ahora conocemos como San Cayetano, patrón de la divina providencia y de este pueblo del que recibió el nombre.

Los Teatinos se instalaron aquí, fundaron la iglesia y como cosa muy natural, le pusieron el nombre de su fundador. Estos frailes dejaron un gran legado a los sancayetaneros, con la iglesia y el patrocinio de San Cayetano.

San Cayetano ha sido, como se sabe, un pueblo pequeño pero agradable, sencillo y hospitalario al que las buenas costumbres de sus gentes, ha dado una buena imagen y reputación.

San Cayetano también ha tenido su pequeña historia política y burocrática. Ha tenido pedaneos dependientes de la alcaldía de Torre-Pacheco, que se preocupaban de la burocracia y los asuntos políticos y urbanos del pueblo. La iglesia la llevaban los mayordomos, un conjunto de hombres de prestigio que se ocupaban de estos asuntos en la antigüedad. Como ya se ha dicho, la iglesia tenia muchas cosas de valor en su interior, lo que demuestra que este campo ha sido, al parecer rico y sobre todo fervientemente católico.